viernes, 4 de diciembre de 2009

Obviedades...


¿Cuál es la sencilla razón por la cual, en ese momento en el que debes decir la palabra justa,esa que abra las puertas de un diálogo que conduzca al país del nunca jamás; una disfasia abrupta y de modo violento se instala...y terminas expresando una incoherencia de excelencia...?

¿Cuál es la simple razón por la cual normalmente suelen brotarte las palabras por exceso,pero ahí, en ese instante donde te conectas con los ojos y el alma del otro y miras con detenimiento,y tu alma se sonroja; una avalancha de enmudecimiento te irrumpe y olvidas hasta tu nombre...?

¿Cuál es la bendita razón por la cual no encuentras espacio en tu propio cuerpo, y las moléculas que constituyen tu materia prima entran en caos atómico y algo sucede por ahí,tu cuerpo se pinta de colores...violeta, a veces verde y olvidas hasta el vaivén inconsciente de tus brazos al caminar...?

Razón obvia si las hay...


7 comentarios:

Yob dijo...

Es tan obvio el momento que nuestra mente le dice a nuestro cuerpo: No hagas nada. Y no nos atrevemos a decir lo correcto ni a actuar de la manera esperada. Es tan obvio lo que va a pasar que hacemos todo lo inverso de la manera más torpe en el peor momento... y si la mente que mandó al cuerpo fue orientada por el corazón... la obviedad hablará por sí misma, haciendo una anécdota todo lo demás, importando sólo lo que de obvio pasó a realidad.

PD. Gracias por pasar por mi blog y darme la bienvenida a tu espacio, estaré dando vueltas por aquí.

Un beso.

salvadorpliego dijo...

Es ese momento en que se colapsa el cuerpo y la mente no da para más…
Muy buenas estas letras. Me gustaron.
Un placer leerte.

delfin en libertad dijo...

La mente y sus laberintos, a veces verde a veces sin color sólo es, está, sin llegar a ser. Gracias por tu visita en mi blog y por tus palabras, gracias. Nos leemos. Un abrazo.

Alatriste dijo...

Gracias por felicitarme en mi aniversario. Gracias por leerme. Me hizo mucha ilusión verte por mi desván para la fiesta. Je, je, je. Gracias también por intercambiar palabras conmigo. Es algo bonito. Espero que estés genial y que ya estés con los preparativos de la Navidad. Toca pasarlo bien, ¿no? Un abrazo y que esta amistad no se detenga nunca. Te deseo lo mejor. Hasta pronto.

JuanT dijo...

¿es tan obvio? ¿en serio? yo no lo veo tan obvio...

...pero si, a veces pasa

Monica Binsou dijo...

Yob: Es cierto cuan evidentes somos cuando nos dejamos llevar por nuestra pasiones...Que lindo tenerte por aca, espero q esta visita se repita! Un abrazo!

salvadorpliego:Bienvenido a mi canal de huidas...el placer es mio de tenerte por aca!...
En ese momento en que colapsa la vida misma;el cuerpo y la mente solo alcanzan a ser simples espectadores,protagonistas de la escena...Un abrazo!!!

delfin en libertad: Las puertas se te abren por aqui para que huyas a pasos firmes...la vida y sus manifestaciones mas diversas del amor!Gracias por hacerte un tiempo y andar por aqui! Besos!!!

alatriste:Como no iba a estar para el festejo!!!??? Felicitaciones nuevamente y ojala se sigan celebrando años de busquedas de encuentros de aperturas de sanaciones...es una alegria!!!
Te mando una abrazo fuerte y afectuoso...ahi con salvavidas cruzando el charco...jajaja! Cuidate!

Juan T: mmm...quizas es la sensacion de evidencia, de no tener controlados los movimientos, las miradas los gestos lo que hace tener la conviccion de obviedad...no? Que bueno tenerte por aqui...nos estamos leyendo, un abrazo!

Ana Belén dijo...

capaz el mismo exceso de palabras nos abruma y nos impide distinguir las miradas, y acaso si logramos distinguirlas, no conectamos con el alma. Miradas en silencio es un mejor comienzo, no? Solo que es muy difícil mirar a los ojos, sostener una mirada y para los hombres, casi imposible no tener algo para decir! Somos muy verbales y propocionadamente hirientes... ojalá pudieramos reivindicar los sentidos! Te quiero Conc. Nos vemos en estos días. O mejor, nos miramos!