jueves, 27 de noviembre de 2008

Los callos de mis pies

Ya hace tiempo que el frio y no de la ciudad, me visita...no se si es mi extremada sensibilidad o mi incapacidad para sentir las cosas esenciales, lo cierto es que el invierno ya sabe a noche...
Me encuentro caminando, siempre! pero creo que a éstas alturas solo por ser fiel al movimiento insistidor de mis pies que cansados aún, persisten firmes en el camino...creo que solos fueron adquiriendo algun tipo de callosidad, porque ya no sienten, pense que podia ser de tanto caminar ,pero ahora estoy descubriendo que fue de no hacer paradas que reconforten el viaje...La soledad tambien hizo lo suyo... ahora mis pies cansados parecen buscar una parada revitalizadora y hacia ella vamos!!!

2 comentarios:

Sara dijo...

Jamás debemos dejar de caminar, por muchos callos que llenen nuestros pies, por mucho frío que sienta nuestro corazón.

Me alegra saber que nunca dejas de caminar, y que tus pasos, hoy, te han llevado hasta mi blog. Ha sido una grata sorpresa, que no sabes cuánto agradezco. Espero ser una parada que reconforte tu viaje, un beso,

Sara

MARIO ALONSO dijo...

Hola...

Me he sentido como tú continuamente, durante muchísimo tiempo... y estoy en proceso de cambio. Me he propuesto ser feliz, y por el momento camino a pasos temblorosos pero siempre hacia adelante.

Los callos son buenos, pero las pausas son importantes. Descansar, coger aire...

Un besote.