viernes, 26 de marzo de 2010


Hoy amanecí, casi amaneciendo...y no en el sentido más estricto temporalmente hablando...
Sino que amanecí en un amanecer que se constituyó en el instante previo en que mis párpados se abrieron y "mi yo" adquirió nuevamente su magnitud de vigilia...
Desperté flotando entre un colchón de bolas de algodón, el que me condujo hacia el camino de los encuentros...
Fue en esa senda interminable en la que la existencia de otros confirmo mi propia existencia...
En la que mi sensibilidad adoptó la forma de mis rincones, simplemente porque me tope con la sensibilidad ajena...
Es que esto funciona como grandes espejos que fundamentan la existencia de lo que reflejan?...
Es que me descubro en la medida que salgo de mi misma?...
Es que mi humanidad se confirma en las experiencias más humanas?...
Es que mi sensibilidad es mi modo de receptar una realidad percibida e incluyente?
Es que simplemente amanecí...y mis párpados se abrieron...es que simplemente las señales
más humanas resultan de encuentros inesperados, inconcientemente ansiados, escondidamente buscados...
Felizmente encontrada!

7 comentarios:

Miguel Ipako dijo...

Muy lindo Moni, me gustó

Cecis ... funámbula dijo...

Me encanto!! como siempre... tus palabras son una fiesta para el alma..

manu dijo...

El alma y el cuerpo encontrados al despertar, el alma volviendo de su viaje y el cuerpo de su descanso, siempre existirán misterios, pero por suerte hay unión, un nexo necesario para encontrarse y proseguir.

Beso!

"Yo En Resistencia" dijo...

Hola Mony!



Infinitamente sensible...!!!


Cuanto tiempo sin pasar por este blog esplendido...

Apreciare tu visita a mi blog, gracias!!

Anónimo dijo...

El tiempo que me ausenté de estas páginas me dice que algo me estuve perdiendo.
Y estas palabras me devuelven humano, bellamente humano.
Hermosas palabras.

Winnie dijo...

Amanecer así, es como mirarse fijamente al espejo, como un encuentro entre tu yo y "tu rincones"... felicidad o no... Precioso, me has traslado a esos algodones!

Te sigo ;)

Trinidad Herrero dijo...

Llegué por casualidad absoluta. Casi habiendo plagiado una de tus fotos, acabé por enamorarme de tus escritos... Te invito a conocer(al menos virtualmente)a otra cordobesa "en camino"...
www.susurrodesilencio.blogspot.com